5 razones por las que este día es el mejor día de tu vida

 

Hace unos días publiqué en mi Facebook un estado con las 5 razones por las que ese día era el mejor día de mi vida y fue un revuelo. En realidad, era un día como cualquier otro, de trabajo, rutinario. Al comenzar el día pensé en 5 cosas que me habían hecho sentir feliz de estar viva, y esa actitud cambió mi estado de ánimo y me sentí alegre y agradecida el resto del día. Yo declaré que ese día sería el mejor de mi vida y lo fue.

Con tan solo dedicarle un pensamiento y sentir gratitud, reconocemos el valor de todo lo que tenemos y nos sentimos mejor con nosotros mismos y con la vida. Te invito a pensar sobre todo lo que tenés para agradecer.

Leer más

¿Qué es ser consciente?

 

Hace unos meses me fui con una mochila a viajar por Bolivia. Y lo primero que aprendí fue a darle valor a cosas que en Buenos Aires daba por sentadas, pero que de viaje no tuve acceso a ellas con tanta facilidad. Wifi, agua potable, una ducha caliente, un abrazo en un momento de tristeza.

Recuerdo que durante casi un mes, y en pleno invierno, me bañé con agua fría porque no entendía cómo funcionaban las duchas eléctricas. Y cada vez que lograba regular la temperatura, miraba el agua caliente saliendo por la boquilla perforada y le daba las gracias. Agradecía porque había tomado consciencia del valor que tiene algo tan simple como la temperatura del agua.

Leer más

¿Qué estás esperando?

Antes de dejar Buenos Aires para irme a recorrer Bolivia con mi mochila, tuve uno de esos instantes en los que te cae la ficha.

Bajé las escaleras de la Estación Constitución hacia el andén del subte, eran las 8:30 de la mañana y la cantidad de personas me impedía llegar a los vagones.

El subte llegó, un rebaño de humanos bajó por las puertas de la izquierda, mientras otro montón de caras se aplastaban contra las puertas de la derecha para que ni bien se abran, sean los primeros en entrar y conseguir los tan codiciados asientos.

Como yo llegaba tarde y además soy de contextura chica, me fui metiendo entre la gente y empujando un poco para poder subir. Cuando el subte arrancó, me quedó como un disco que salta una imagen en la mente.

Todas esas personas, caminando sin vida, como zombies, como ovejas, como la multitud yendo a la fábrica en “Tiempos Modernos”. Todos viviendo en piloto automático. Y yo era parte de eso.

Leer más

Contacto

Email: eugenia@caminoalapaz.net

Seguí el camino!

  • rss
  • twitter
  • facebook
  • Soundcloud